Un mal día para el derecho a la alimentación y salud de los niñxs, un buen día para los bolsillos de la industria