Reconocer al campesinado: una deuda histórica y no solo en tiempos de crisis