La tecnología “de vanguardia” que pone los derechos humanos y los ecosistemas en riesgo