LA LEY DE FINANCIAMIENTO CONTRADICE LAS RECOMENDACIONES DE LA OMS